NOTICIAS DE INTERÉS

EL TRIBUNAL SUPREMO ACEPTA EL MALTRATO PSICOLÓGICO COMO CAUSA DE DESHEREDACIÓN


Irene Andreu Mora, Abogada Nemesio Abogados
4 de Diciembre 2014

El artículo 853 del Código Civil, contempla como expresamente como justa causa para desheredar a los hijos y descendientes ..."1. haber negado sin motivo legítimo, los alimentos al progenitor o ascendiente que le deshereda y 2.- haberle maltratado de obra o injuriado gravemente de palabra".

En nuestra sociedad actual, tan llena de contrastes y contradicciones, nos damos de bruces con dos realidades contrapuestas que coexisten en paralelo. Me explico. De un lado, vemos que son muchísimos los ancianos, padres y madres, quienes inesperadamente han de acoger a hijos y nietos en sus casas, dándoles de alimento y cobijo e intentando paliar, como pueden, los efectos de la crisis económica. Al mismo tiempo, vemosancianos que pasan sus días en la soledad más absoluta, conviviendo solo con sus achaques y subsistiendo con sus menguadas pensiones. O abandonados a su suerte en asilos y residencias públicas o privadas, que para el caso que vamos a ver, tanto da las unas o las otras, porque sus hijos están tan abstraídos en sus propias vidas, que no atienden a sus progenitores olvidando los más elementales deberes de respeto, cariño y consideración que merecen. En definitiva y la mayor de las veces, pues siempre puede haber excepciones, si los hijos somos y tenemos algo es gracias a la educación, cariño y sacrificio de nuestros padres.

Esta vez vamos a tener presentes a estos últimos, a los ancianos que viven esa despiadada soledad que nace del abandono afectivo de los suyos, que se sienten olvidados por unos hijos de quienes incluso no reciben ni una llamada de teléfono.

Si ahora recordamos el texto de nuestro Código Civil en cuanto a las causas de desheredación y contemplamos la conducta de estos hijos, éstos literamente no están negando el alimento a sus padres, porque éstos viven o malviven con su pensión; ni tampoco les han maltratado de obra porque para eso hay que visitarlos; ni siquiera les injurian gravemente de palabra porque para eso por lo menos hay que molestarse en llamar por teléfono..En estos casos, el padre a la hora de otorgar testamento ¿Es justo o decente que haya de respetar 2/3 partes de sus bienes para sus, o podría disponer de todos los bienes que le queden a su fallecimiento en favor de las personas o instituciones que los atienden en su vejez y, en muchos casos, les acompañan auxilian y dan cariño?

El Tribunal Supremo en sentencia de 3 de junio de 2014, haciendo una interpretación del artículo 853 del Código Civil, en atención a la realidad social actual ha declarado que "en la actualidad, maltrato psicológico, como acción que determina un menoscabo o lesión de la salud mental de la víctima debe considerarse comprendido en la expresión o dinamismo conceptual que encierra el maltrato de obra.."

Compete a la psicología y no al derecho determinar en qué consiste un maltrato psicológico como acción que determina un menoscabo o lesión en la salud mental de la víctima, así como la levedad o gravedad de dicha lesión. En todo caso hay que estar siempre al caso concreto, verlo muy pormenorizadamente y además probar dicho maltrato, pues la misma sentencia que comentamos dice: "... fuera de un pretendido "abandono emocional", como expresión de la libre ruptura de un vínculo afectivo o sentimental, los hijos...incurrieron en un maltrato psíquico y reiterado contra su padre del todo incompatible con los deberes elementales de respeto y consideración que se derivan de la relación jurídica de filiación, con una conducta de menosprecio y de abandono familiar que quedó evidenciada en los siete últimos años de vida del causante, en donde ya enfermo, quedó bajo el amparo de su hermana, sin que sus hijos se interesaran por el o tuvieran contacto alguno; situación que cambió, tras su muerte, a los solos efectos de demandar sus derechos hereditarios."

Sólo podemos desheredar a un hijo haciendo testamento y expresando claramente la causa y el porqué de esa desheredación de cada hijo en particular si es que hay más de un hijo y siempre debidamente asesorado jurídicamente.

El Tribunal Supremo no ha abierto un coladero de desheredación pero sí ha interpretado una norma del Código Civil, vigente desde hace muchos años, a la realidad social actual, equiparando al maltrato de obra, el abandono de los hijos en la vejez y enfermedad de los padres desentendiéndose de éstos, sin tener contacto alguno con ellos.